Back to top
© Urša Culiberg

Siempre hay alguien, aunque no haya nadie #1

Las restricciones de movimiento y la ausencia de servicios de transporte público vaciaron las calles céntricas de la ciudad de Liubliana. Algunos aprovecharon la oportunidad para practicar con el monopatín. Puede verse un anuncio en la parte izquierda de la imagen que dice «Acercarnos en la distancia», que es un recordatorio de la importancia del distanciamiento social.